El Consejo cuenta con un Código Ético de Psicoanalistas y Psicoterapeutas, al cual se ciñe la labor de la AMPAG.

Código Ético de Psicoanalistas y Psicoterapeutas

Aprobado en el II Encuentro Interinstitucional sobre Ética, realizado por el Consejo Mexicano de Psicoanálisis y Psicoterapia, A. C. el 20 de mayo de 1995.

I) Definiciones
Psicoanálisis es:
  1. Un método de investigación de lo inconsciente.
  2. Un método psicoterapéutico interpretativo de lo inconsciente, con el cual se promueve la reedición de la conflictiva nuclear del paciente o usuario a través de la relación transferencial con el psicoanalista y de cuya elaboración se pretende promover el cambio intrapsíquico profundo y el desarrollo de la personalidad normal y patológica.
  3. Un cuerpo de teorías psicológicas sobre el desarrollo de la personalidad normal y patológica.
Psicoanalista: 

Quien ejerce en las tres líneas mencionadas en la definición anterior.

Psicoterapia:

Es un método de intervención psicológica para problemas de naturaleza intra e interpersonal en el cual el especialista calificado establece deliberadamente una relación profesional, utilizando recursos psicológicos de diversa índole que derivan de distintas corrientes psicológicas, con el propósito de:

  1. Inhibir, disminuir o suprimir el sufrimiento psíquico.
  2. Modificar patrones relacionales y de comportamiento.
  3. Promover el desarrollo y bienestar del individuo, la familia y la comunidad.
Psicoterapeuta: 

Es un especialista en salud mental cuya formación y práctica clínica lo capacitan para ejercer dentro de un marco teórico-conceptual que le permite evaluar la demanda, elaborar las estrategias de intervención y ejecutarlas, siempre al servicio exclusivo de los solicitantes.

Paciente, usuario o solicitante: 

Es el (o los) demandante(s) de ayuda psicoterapéutica profesional, quien(es) recibe(n) los servicios solicitados por sí mismo(s) o por medio de una persona responsable. Los servicios terapéuticos se agrupan en: individual o grupal, para niños, adolescentes, adultos, parejas y familia.

Formación:
  1. Los psicoanalistas y psicoterapeutas deben poseer los conocimientos necesarios sobre las teorías y técnicas de sus respectivas especialidades y las disciplinas relacionadas para entender al ser humano tanto en estado de salud como de enfermedad.
  2. Teniendo como eje referencial los conocimientos anteriores, psicoanalistas y psicoterapeutas deberán ser capaces de entrevistar, diagnosticar y brindar el tratamiento específico. Con base en dichos conocimientos, podrán también analizar e intervenir en demandas no terapéuticas (de prevención, capacitación, consultoría, etcétera).
  3. Esta formación especializada es posterior a la obtención de, cuando menos, una licenciatura; requiere de un mínimo de tres años de psicoanálisis personal; el mismo número de años de seminarios de formación, que incluyen mínimamente dos seminarios teórico-técnicos y dos seminarios clínicos por semana, así como 200 horas de supervisión de la práctica clínica.
II) Deberes de psicoanalistas y psicoterapeutas en la práctica clínica
  1. Ser veraz en la explicitación de su formación como especialista y en cuanto a su(s) pertenencia(s) societarias(s).
  2. Respetar los derechos del paciente como lo establecen estos lineamientos.
  3. Respetar rigurosamente los valores, ideología, cultura, religión, afiliaciones políticas e institucionales de los pacientes y usuarios.
  4. Mantener una actitud neutral, no seductora, ni incestuosa, sadomasoquista, adoctrinadora o psicopática en la relación con el paciente o usuario.
  5. Explicitar con claridad los términos del encuadre de la práctica clínica (frecuencia, horarios, honorarios, fechas de pago, cargos por faltas y vacaciones, etc.) y cumplir responsablemente los parámetros establecidos (puntualidad, asistencia, etcétera).
  6. Plantear con honestidad los resultados que pueden esperarse y cuáles son imposibles de lograr en la relación clínica, sin generar ni fomentar falsas expectativas en quienes lo consultan.
  7. Comprometerse a recibir del solicitante de los servicios exclusivamente el pago de sus honorarios sin buscar ni aceptar favores sexuales, familiares, sociales, publicitarios, laborales, financieros, lealtades societarias, etcétera.
  8. Resguardar el secreto profesional ante propios y extraños.
  9. Esforzarse por una actualización permanente en su especialidad.
  10. Velar por que su salud física y psíquica sean las necesarias para el ejercicio adecuado de la especialidad y estar abierto a las sugerencias al respecto por parte de sus colegas.
III) Deberes de psicoanalistas y psicoterapeutas en la docencia, la investigación y las relaciones interinstitucionales
 Docencia
  1. Procurar la formación de sus alumnos, facilitándoles la reflexión crítica y vinculación teórico-clínica, sin pretender dirigirlos ni sólo transmitirles información.
  2. Evidenciar su postura personal frente a los temas planteados, abriendo la discusión y mostrando la pluralidad del campo teórico sin bloquear la posibilidad de otras lecturas críticas.
  3. Explicitar las repercusiones éticas de los temas de objeto de estudio y velar por su reflexión y discusión rigurosas.
  4. Velar porque la enseñanza clínico-técnica sea impartida por docentes que se hayan analizado.
  5. Mostrar en su enseñanza el espectro de las posturas existentes a nivel internacional y las modalidades de su inscripción en México.
  6. Evitar el partidismo institucional.
  7. Respetar los lineamientos y principios de responsabilidad de la práctica clínica en su función docente, sin abusar de su posición de autoridad.
Investigación
  1. Respetar la dimensión ética de su trabajo de investigación en cuanto a los factores humanos y en relación al secreto profesional.
  2. Solicitar de los pacientes o de sus responsables legales el consentimiento formal para cualquier revelación pública de su material clínico. Estará obligado a disponer del permiso del usuario o paciente para utilizar su material en todo tipo de comunicación científica, de investigación, docencia o difusión (presentaciones científicas, publicaciones, etc.) y a mantener en todo caso el anonimato del paciente.
  3. Respetar la pluralidad de las corrientes psicoanalíticas y psicoterapéuticas, aceptando que su propia lectura no constituye la verdad sino una de las tantas posturas posibles sobre un tema.
  4. Evitar procedimientos o intervenciones que pongan en riesgo la salud de los pacientes o usuarios.
  5. Citar y copiar las obras ajenas apropiadamente, evitando cualquier plagio de las ideas o conceptos de otros.
Relaciones interinstitucionales
  1. Respetar los términos del Acta Constitutiva del Consejo que rige la vida interinstitucional y las eventuales reglamentaciones y acuerdos a que se lleguen.
  2. Conocer y respetar las diferencias de concepciones teórico-clínicas, que hacen la especificidad de las asociaciones afiliadas.
  3. Aportar sus conocimientos a la evaluación, diagnóstico y planeación de estrategias metodológicas de solución de los diferentes problemas sociales.
  4. Participar en la realización de programas educativos, informativos y preventivos que se dirijan a la comunidad.
IV) Derechos y deberes de los pacientes o usuarios
Derechos
  1. Elegir libremente a su psicoanalista o psicoterapeuta.
  2. Conocer las certificaciones de su psicoanalista o psicoterapeuta y sus credenciales institucionales.
  3. Recibir explicación suficiente de en qué consiste su tratamiento y las estrategias terapéuticas, desde el encuadre hasta la terminación.
  4. Establecer condiciones claras sobre el tiempo (duración, frecuencia, horario, períodos vacacionales, etc.), honorarios (monto y forma de pago) y el esfuerzo requerido, así como a que se respeten estos términos, sin cambios arbitrarios durante el período de la intervención.
  5. Al secreto profesional sobre su material.
  6. No responder a solicitudes de algún intercambio extraterapéutico (servicios, préstamos, etc.) por parte del psicoanalista, psicoterapeuta o alguna institución.
  7. Aceptar o no que su material sea aplicado a fines de investigación, docencia o difusión, lo que en todo caso se hará salvaguardando su identidad.
  8. Recibir un trato neutral, sin actitudes seductoras, agresivas, incestuosas o adoctrinadoras por parte del psicoterapeuta o psicoanalista.
  9. Suspender la intervención y solicitar la valoración de la misma por otro profesional en cualquier momento.
  10. Denunciar ante los cuerpos profesionales la existencia de faltas a las normas éticas establecidas.
Deberes
  1. Cumplir las condiciones explícitas del contrato que acepta.
  2. El compromiso de asistir, colaborar y pagar los servicios.
  3. Respetar la confidencialidad sobre el material terapéutico, particularmente en el caso de grupos.
V) Derechos de psicoanalistas y psicoterapeutas
  1. Velar por su bienestar, salud y calidad de vida.
  2. Obtener del trabajo en la práctica de la especialidad los beneficios y satisfacciones inherentes a su realización personal y al mantenimiento de un nivel y calidad de vida conforme a sus aspiraciones personales, convicciones sociopolíticas e intereses científicos.
  3. Proteger su práctica clínica, rehusándose a ver pacientes y no ejercer cuando no se den las condiciones de trato profesional necesarias.
  4. Exhibir sus títulos, grados, diplomas, constancias de actualización y certificaciones.
  5. Representar y promover ante las autoridades competentes la defensa gremial de sus especialidades y velar por su prestigio.
  6. Recibir advertencia y apoyo de sus colegas sobre condiciones personales de vida que puedan repercutir en su trabajo profesional.
  7. Informar a la asociación correspondiente de la existencia de terapeutas en situaciones difíciles o especiales que repercutan en su trabajo profesional, a fin de promover su rescate y proporcionarle apoyo.
  8. Participar activamente en actividades societarias y comunitarias.
  9. Reanalizarse con el especialista de su elección, independientemente de filiaciones societarias y modalidad terapéutica.
  10. Supervisar, interconsultar y formar grupos de estudio hetero-institucionales para mejorar su práctica clínica.