¿Cuánto cuesta, emocionalmente, una medalla olímpica?
26 agosto, 2021
¡Súmate al maratón para la prevención del suicidio!
9 septiembre, 2021
04/09/21

El inicio de las prácticas sexuales es uno de los momentos más emocionantes en la vida que incluye más allá del placer, derechos y obligaciones. El más importante es el cuidado de tu salud y para procurarla el uso de preservativos y la higiene son tus principales aliados.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) más reciente (2018-19), los adolescentes mexicanos inician sus prácticas sexuales a los 12 años, de ellos el 24.4% son hombres y 18.0% mujeres. Los estudios reportan que los primeros encuentros sexuales “suelen ocurrir de manera inesperada”. El 59.9% de las mujeres que tuvieron su primera relación entre 15 y 19 años usó algún método anticonceptivo, el 65% usó condón. En el caso de los varones el 80% utilizó condón en su primera relación sexual.

Las chicas mostraron mayor interés en la prevención de embarazos que en el cuidado de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS). El doctor Rolando Díaz-Loving de la Facultad de Psicología de la UNAM en su artículo Una visión integral de la lucha contra el VIH-SIDA destacó que: “en una muestra de estudiantes de preparatoria sólo el 20.3% utilizaban siempre condón con su pareja regular y el 25.5% con parejas ocasionales.  El mismo estudio en estudiantes de licenciatura reportó que tan solo el 14.3% declaró siempre usar condón con sus parejas regulares y el 33.7% con parejas ocasionales.”

El doctor Benjamín Acosta Cázares, de la Facultad de Medicina de la UNAM asegura que “en los últimos  años, las ETS han ocupado los primeros diez lugares de morbilidad en nuestro país.” (Villalón, 2018).

Acosta  señala que las ocho enfermedades más frecuentes son sífilis, gonorrea, clamidiasis, tricomoniasis, herpes, hepatitis B, VPH y VIH. Las primeras cuatro se pueden curar con tratamiento, mientras que las cuatro restantes únicamente pueden tratarse para que permanezcan bajo control. El año pasado se diagnosticaron en México 8 mil 757 casos de infección por VIH y 5 mil 119 de SIDA.

Higiene y prevención

Si consideramos los datos anteriores, comprendemos la pertinencia de incluir el uso del preservativo como un elemento esencial dentro de la higiene sexual debido a su efectividad para prevenir las ETS.

De acuerdo a las estadísticas, las mujeres disminuyen el uso de preservativo cuando están con una pareja estable debido a que “confían en la fidelidad de sus parejas.” Desafortunadamente la Fundación México Vivo reportó, en 2017, que el  60% de las mujeres con vida sexual activa tenían alguno de los 100 subtipos del virus del papiloma humano (VPH) y en los últimos años se ha incrementado el número de casos de VIH en jóvenes de entre 15 y 21 años. (Notimex, 2017)

Es importante recordar que el VPH convierte a las células sanas en anormales, denominadas “células precancerosas”. Si estas células precancerosas no se eliminan, pueden continuar creciendo y convertirse en cáncer. El tipo de cáncer más común asociado con el VPH es el cáncer cervical pero, de acuerdo a la American Cancer Society,  también lo están el cáncer anal, de garganta, de pene, vaginal y vulvar.

World Association for Sexual Health

Previo al acto sexual

La higiene ante todo. El aseo diario de las zonas genitales es fundamental para retirar células muertas, mantener la zona libre de orina, heces y fluidos.

Mujeres

  1. Lava suavemente los genitales externos y la zona anal.
  2. Enjuaga con abundante agua.
  3. No utilices esponjas ni duchas vaginales.
  4. Durante el periodo menstrual refuerza la higiene, cambia frecuentemente tus toallas, tampones o vacía con regularidad la copa menstrual.

Hombres

  1. Limpia cuidadosamente el pene, pliegues inguinales, escroto y zona anal evitando que se acumulen secreciones
  2. Si no estás circuncidado retira la piel del prepucio y lava cuidadosamente la zona.
  3. Seca pene, pliegues inguinales, escroto, zona anal y glúteos.

Además del baño diario, es recomendable tomar una ducha previa al encuentro sexual. Quizá no suene muy romántico pero dependerá de tu creatividad el integrar estos hábitos de higiene a sus juegos preliminares. En caso de no poder hacerlo, por lo menos procuren lavarse las manos.

Las prácticas sexuales tienen como finalidad proveer de placer a ambos participantes de ahí la importancia de hablar previamente de sus gustos, deseos, expectativas y sobretodo, acordar la forma como van a protegerse. La responsabilidad es de ambos. No asumas que tu pareja tomará previsiones, más vale que les sobre un preservativo que pasar el momento incómodo de interrumpir su encuentro o peor aún de cegarse por el deseo arriesgando su salud.

Usa siempre el condón y póntelo bien

La idea de amar y confiar ciegamente en la pareja es “muy romántica” pero poco saludable, ejemplo de ello es que la cifra más alta de contagios de VIH es justo en amas de casa quienes creyeron al pie de la letra en los votos de fidelidad de sus parejas, hasta que la enfermedad las decepcionó.

Amar implica cuidarte y cuidar a la persona que amas, de ahí que el uso del preservativo es en realidad un acto de amor responsable, que debería normalizarse y separarse del acto de fe que implica la fidelidad.

Aunque el uso de los condones es sencillo es necesario atender a las reglas básicas de su uso:

Condón externo (masculino)

  1. Verifica la fecha de caducidad y que el empaque tenga aire.
  2. Abre el empaque con la yema de los dedos para evitar romperlo.
  3. Sostén la punta con la yema de tus dedos para sacarle el aire.
  4. Colócalo sobre la cabeza del  pene cuando este completamente erecto y antes de cualquier tipo de acercamiento, contacto o penetración con fluidos sexuales. Desenróllalo hasta la base.
  5. Retíralo del pene en cuanto haya terminado la eyaculación.
  6. Haz un nudo para evitar que se derrame el semen y tíralo a la basura
  7. Usa uno nuevo en cada acto sexual.

Si utilizan dildos y van a intercambiarlos es necesario que también los protejan con un condón o que los laven perfectamente antes de que cambien de usuario.

Condón interno (femenino)

  1. Abre el empaque con la yema de los dedos para evitar romperlo
  2. Identifica los dos anillos, uno es más grande que el otro.
  3. Sujete el anillo pequeño con los dedos pulgares, índice y medio.
  4. Busca una posición cómoda puede ser  recostada, sentada con las rodillas separadas o parada con un pie colocado sobre un banco o lugar elevado
  5. Introduce el anillo pequeño y colócalo en el interior de la vagina, empujándolo con los dedos tanto como te sea posible.
  6. Mete un dedo en el interior del condón y empuje nuevamente el anillo pequeño dentro tanto como puedas.
  7. Asegúrate de que el anillo externo quede afuera del cuerpo. El anillo externo debe quedar sujeto a tu cuerpo cuando el pene esté dentro del condón. Cuida que el pene entre dentro del condón
  8. Después de la eyaculación, retira cuidadosamente el condón, retuerce el anillo externo y jálalo hacia afuera, cuidando que el semen no se derrame. Tírelo a la basura.
  9. Usa uno nuevo en cada acto sexual.

Debes proteger cualquier parte de tu cuerpo que esté en contacto con los fluidos genitales te sugerimos:

Campo o barreras de látex

Son pequeños cuadros de látex que se usan para proteger boca y garganta de infecciones y virus durante el sexo oral vulvar o el sexo oral anal.

  1. Están disponibles en las tiendas de juguetes sexuales.
  2. Si no los encuentras puedes utilizar un condón externo recortando la punta y el arillo, extiende el resto del condón y colócalo sobre la vulva o el ano antes de iniciar la actividad.

Dedales de látex
Surgieron como una medida para prevenir el contagio de enfermedades de trasmisión  sexual en el momento de la masturbación u otra práctica sexual en la que intervengan los dedos. Se utilizan para la masturbación femenina, caricias en el clítoris y la iniciación al sexo anal tanto para hombre como mujer.  Están hechos de un material suave como el silicón. Al igual que los condones externos también puedes encontrarlos estriados o repletos de protuberancias que estimulan el placer.

Lubricantes

Es recomendable utilizarlos sobre todo previo a una penetración anal, recuerda comprar aquellos que son a base de agua para que no dañen el látex de los preservativos o dedales.

¿Audacia o ruleta rusa?

Los retos en las redes sociales y entre amigos son la principal razón por la que los adolescentes, jóvenes y algunos adultos se arriesgan a tener practicas sexuales sin preservativos incluso cuando intervienen distintas parejas. La idea pareciera resaltar la audacia y valentía de los participantes. En realidad es un acto de irresponsabilidad que, desde, la pulsión de muerte, atenta contra la salud y la vida. ¡Cuídate!


Referencias:

  • Aremis Villalobos, D (et al) Prevalencias y factores asociados con el uso de métodos anticonceptivos modernos en adolescentes 2012 y 2018-2019 recuperado el 1 de septiembre de 2021 de

https://www.medigraphic.com/pdfs/salpubmex/sal-2020/sal206f.pdf

  • Díaz-Loving (R) 2001, Una visión integral de la lucha contra el VIH-SIDA, Revista Interamericana de Psicología/ 2001 Vol., 35 Núm. 2 pp.25 a 39 recuperado el 1 de septiembre de 2021 de

https://www.redalyc.org/pdf/284/28435203.pdf

Villalón (D) 8 de agosto del 2018, En Ciencia Joven: Las ocho enfermedades de transmisión sexual más frecuentes Ciencia UNAM, recuperado el 31 de agosto de 2021 de http://ciencia.unam.mx/leer/697/en-ciencia-joven-las-8-en